Volver a la página inicial Envienos sus comentarios
SERVICIOS
LIST. LABORATORIOS
PRODUCTOS
PRINCIPIOS ACTIVOS
INTERACCIONES
PATOLOGÍAS
CLASIF.TERAPÉUTICA
PRESENTACIÓN
EN LIBRO
EN CD ROM

LEVOTIROXINA GRAMON BAGO

GRAMON-BAGO

Hormonoterapia tiroidea.

Composición.

LEVOTIROXINA GRAMON BAGO es la levotiroxina sódica cristalina (T4): se presenta en forma de comprimidos dividosis (con 3 ranuras). LEVOTIROXINA 50 GRAMON BAGO: comprimidos conteniendo 50mcg de levotiroxina sódica. LEVOTIROXINA GRAMON BAGO: comprimidos conteniendo 100mcg de levotiroxina sódica. LEVOTIROXINA 150 GRAMON BAGO: comprimidos conteniendo 150mcg de levotiroxina sódica.

Indicaciones.

LEVOTIROXINA GRAMON BAGO está indicado para la reposición o sustitución de la función tiroidea disminuida o ausente (p. ej.: cretinismo, mixedema, bocio no tóxico o hipotiroidismo en general, incluyendo hipotiroidismo del niño, en el embarazo y en el anciano), resultante de déficit funcional, atrofia primaria, ausencia parcial o completa de la glándula, secuelas quirúrgicas, de radiación o del uso de agentes antitiroideos. Para mantener el control del hipotiroidismo, debe mantenerse la continuidad del tratamiento. También puede usarse para suprimir la secreción de tirotrofina (TSH), efecto que puede ser útil en el bocio simple no endémico y en la tiroiditis crónica linfocítica, determinando reducción del tamaño del bocio. Los fármacos con acción de hormonas tiroideas se pueden usar como agentes diagnósticos en pruebas de supresión, para diferenciar el presunto hipertiroidismo leve de la autonomía glandular tiroidea. Asimismo pueden utilizarse como fármacos antitiroideos en el tratamiento de la tirotoxicosis. Esta combinación se ha usado para prevenir la bociogénesis y el hipotiroidismo.

Dosificación.

El objetivo del tratamiento es el restablecimiento del eutiroidismo, que se evalúa por la respuesta clínica y los valores de laboratorio. En adultos, en ausencia de complicaciones debidas a enfermedades endocrinas o cardiovasculares concomitantes, puede alcanzarse de inmediato la dosis máxima prevista con los ajustes indicados por la valoración clínica. La dosis habitual de mantenimiento con LEVOTIROXINA GRAMON BAGO es de 100 a 200mcg. En pacientes con complicaciones conocidas o en caso de duda, está indicado el ajuste individual de la dosis cada 2 a 4 semanas. La dosis inicial habitual es de 50mcg, con incrementos de 50mcg a intervalos de 3 a 4 semanas, hasta alcanzar el eutiroidismo o se manifiesten síntomas que impiden continuar aumentando la dosis. En adultos con mixedema o hipotiroidismo con angina, la dosis inicial debe ser de 25mcg con incrementos de 25 a 50mcg cada 2 a 4 semanas, en función de la respuesta clínica. En el paciente hipotiroideo, el coma mixedematoso, habitualmente precipitado por enfermedad intercurrente, sedantes o anestésicos, debe encararse como una emergencia médica. Deben corregirse los trastornos hidroelectrolíticos o la eventual infección, junto a la administración de hormonas tiroideas. Los corticosteroides deben ser administrados de rutina. T4 y T3 pueden darse por sonda nasogástrica pero la vía predilecta para ambas es la intravenosa. La L-tiroxina sódica (T4) se administra a una dosis inicial de 200 a 500mcg (100mcg/ml, en administración rápida), por lo general bien tolerada seguidamente se dan suplementos diarios de 100 a 200mcg por vía IV. Los niveles normales de T4 se alcanzan en 24 horas y se valora T3 durante 3 días en 3 oportunidades. Debe reanudarse el tratamiento por vía oral con LEVOTIROXINA GRAMON BAGO apenas sea posible. En niños con hipotiroidismo congénito, debe instituirse el tratamiento con dosis máximas inmediatamente después de hecho el diagnóstico. Los niños que no pueden tragar enteras las tabletas de LEVOTIROXINA GRAMON BAGO pueden recibir las mismas trituradas en la fracción correspondiente a la dosis adecuada, y suspendiendo el polvo así recién obtenido en una pequeña cantidad de agua. Esta suspensión puede darse con cuchara o con cuentagotas. No conservar la suspensión durante período alguno. El polvo de la tableta puede también esparcirse sobre una pequeña cantidad de alimento.

Estas dosis deben ajustarse en función de la respuesta clínica y los resultados de los exámenes de laboratorio.

Contraindicaciones.

La administración de levotiroxina está contraindicada en la tirotoxicosis no tratada y en el infarto agudo de miocardio. También está contraindicado en presencia de insuficiencia suprarrenal descompensada porque aumenta las demandas tisulares de hormonas córtico-suprarrenales, lo que puede llevar a una crisis aguda en esos pacientes.

Reacciones adversas.

Los pacientes sensibles a la lactosa pueden mostrar intolerancia a LEVOTIROXINA GRAMON BAGO comprimidos, ya que la lactosa es uno de los excipientes del producto. Los efectos atribuibles a sobredosis son raros. Dosis excesivas de medicación tiroidea pueden producir síntomas de hipertiroidismo que pueden ponerse en evidencia recién entre una a tres semanas de iniciado el tratamiento. Si se presentan síntomas de sobredosis, se debe interrumpir la administración del fármaco durante varios días. Al volver a instituirlo se lo hace con dosis más bajas. Los resultados del estado hipermetabólico inducido pueden incluir la insuficiencia cardíaca y la muerte por arritmia o insuficiencia cardíaca. Tratamiento de la sobredosis: en estos casos se debe disminuir la dosis o interrumpir transitoriamente el tratamiento. Al reinstituir el mismo debe usarse una dosis menor. Después de 6 a 8 semanas de interrupción de la función tiroidea, se restablece la función del eje hipotálamo-hipófiso-tiroideo, en pacientes por demás normales. El tratamiento de la sobredosis aguda y masiva de hormona tiroidea debe disminuir su absorción gastrointestinal y contrarrestar sus efectos centrales y periféricos (sobre todo los derivados de la hiperactividad simpática). Inicialmente, puede provocarse el vómito para prevenir la absorción gastrointestinal de la sobredosis, siempre que no lo contraindiquen el coma, convulsiones o la pérdida del reflejo nauseoso. El tratamiento es sintomático y de sostén. Puede ser necesario administrar oxígeno y mantener la ventilación, utilizar glucósidos cardiotónicos si se instala insuficiencia cardíaca y adoptar medidas para controlar la fiebre, la hipoglucemia y la pérdida de líquidos. Los agentes antiadrenérgicos, en particular el propanolol, se han empleado con éxito en el tratamiento de la actividad simpática aumentada. Como medidas coadyuvantes están la administración de colestiramina y la de glucocorticoides (esta última para inhibir la conversión de T4 a T3).

Precauciones.

Generales: los alimentos interfieren con su absorción. Las enfermedades malabsortivas disminuyen la absorción. Se debe ser cuidadoso en la administración de levotiroxina a enfermos cardiovasculares, incluyendo a los hipertensos. La aparición de dolor torácico o manifestaciones de agravamiento de la enfermedad cardiovascular, exige reducir la dosis. El tratamiento con hormonas tiroideas en pacientes con diabetes mellitus, diabetes insípida o insuficiencia corticosuprarrenal, agrava dichas condiciones, por lo que se debe hacer un ajuste adecuado del plan terapéutico teniendo en cuenta dichas afecciones concomitantes. En el coma mixedematoso se deben administrar además glucocorticoides. En niños pequeños, las hormonas tiroideas pueden producir craneosinostosis. Interacciones medicamentosas: en diabéticos, el uso de las hormonas tiroideas puede requerir el aumento de las dosis de insulina o hipoglucemiantes orales. Si se reducen las dosis de hormona tiroidea puede producirse hipoglucemia, a menos que se ajusten las dosis de insulina o hipoglucemiantes orales. Las hormonas tiroideas pueden potenciar la acción de los anticoagulantes (warfarina, bishidroxicomarina), por lo cual debe reducirse en un tercio la dosis del anticoagulante al iniciar el tratamiento. Ulteriores dosis se adecuarán según el tiempo de protrombina. La inyección de epinefrina en pacientes con cardiopatía isquémica puede precipitar un episodio de insuficiencia coronaria. Esto se puede ver favorecido en los pacientes que reciben hormonas tiroideas. Si se administran catecolaminas a los mismos es necesario un control estricto. Dado que colestiramina y colestipol fijan T4 y T3 en el intestino, menoscabando la absorción de las hormonas tiroideas, debe haber un lapso de cuatro a cinco horas entre la administración de las primeras y la de las hormonas tiroideas. En pacientes con tiroides insuficiente que reciben tratamiento de reposición con hormonas tiroideas, se debe aumentar la dosis de las mismas si se administran estrógenos o anticonceptivos orales con estrógenos. Interacciones fármaco/exámenes de laboratorio: los siguientes fármacos o componentes de los mismos interfieren con los resultados de determinaciones de valores de T4 y T3: andrógenos, corticosteroides, estrógenos, preparados que contienen yodo y los numerosos preparados que contienen salicilatos. La no mejoría clínica y de laboratorio del hipotiroidismo cuando se emplean dosis adecuadas de hormonas tiroideas puede ser expresión de: pobre cumplimiento, absorción escasa, excesiva pérdida fecal o inactividad del preparado. La resistencia intracelular a la hormona tiroidea es bastante rara. Carcinogénesis, mutagénesis y deterioro de la fertilidad: no se confirmaron comunicados relacionados con la aparente asociación entre tratamiento hormonal tiroideo y el cáncer de mama. No hay evidencia al presente de efectos carcinogénica, mutagenicidad o deterioro de la fertilidad en ambos sexos en quienes reciben hormonas tiroideas, por lo cual no debe interrumpirse la terapia. Embarazo: no se han comunicado efectos adversos por la administración de hormonas tiroideas en embarazadas, por lo que no debe interrumpirse el tratamiento de reposición en mujeres hipotiroideas que cursan embarazo. Lactancia: el tratamiento tiroideo no provoca efectos adversos graves ni tiene potencial oncogénico conocido. Sin embargo, se aconseja cautela en la administración de tratamiento tiroideo a una mujer que amamanta. En la infancia: en el cretinismo el diagnóstico y subsiguiente tratamiento deben ser lo más precoces posibles para prevenir defectos del desarrollo.

Advertencias.

El uso de fármacos con actividad de hormonas tiroideas en el marco de tratamientos para la obesidad es inefectivo en pacientes eutiroideos a las dosis que están dentro del margen de las exigencias hormonales diarias. Dosis mayores pueden producir manifestaciones de intoxicación grave y aun de riesgo vital, en particular cuando se asocian a la administración de aminas simpaticomiméticas del tipo de las empleadas como anorexígenos. El uso de hormonas tiroideas para el tratamiento de la obesidad no se justifica y se demostró su ineficacia. Tampoco sirve para el tratamiento de la esterilidad masculina o femenina, excepción hecha de aquellos casos con hipotiroidismo.

Presentación.

LEVOTIROXINA 50 GRAMON BAGO: env. con 30 comprimidos dividosis. LEVOTIROXINA 100 GRAMON BAGO: env. con 20, 40, 60 y 100 comprimidos dividosis. LEVOTIROXINA 150 GRAMON BAGO: env. con 30 comprimidos dividosis.

APENDICE
ATLAS ANATÓMICO
TABLAS DE VALORES
HISTORIA
DEL LIBRO
DE LA WEB
Fuentes
      Bibliográficas
[ SERVICIOS ][ PRESENTACIÓN ][ DOWNLOADS ][ SUSCRIPCIONES ]

» TÉRMINOS Y CONDICIONES «